sábado, 18 de junio de 2011

ESTRELLAS

1
¡Deseos, deseos…!
Mirad al Buda, ahí, sentado,
¡qué bien sabe escuchar!

2
¡Cuándo estaremos
de acuerdo yo
y mi destino!

3
Abajo, el suave perfume
del jazmín;
arriba, indeciso, el titilar
de las estrellas.

4
¡Madura el amor,
y sangra,
y sangra…!

5
No hay meta ninguna
en el eterno círculo.

6
Naturaleza, y tú,
¿qué me quieres decir?

7
Quiero que me tengas
en lo poco que valgo.
¡No esperes nada
grande de mí!
Me aparto de la multitud
para no dejarme confundir
por ella... ¡Ése es mi arte!
¿Hago mal intentando
construir mi propio sendero?

8
Tú, que puedes más que nadie,
¡callas, callas…!
Me entregas tus dones
como por descuido…
Y yo, aquí,
¡anhelando tus caricias…!

9
Para acoger a las aguas otoñales,
han abierto sus copas, jubilosos,
los árboles del río.
Embriagados, se mecen;
¡parece que hubieran
bebido vino!

10
Noche de tormenta;
los fantasmas arrastran
sus pesadas cadenas.

11
Ante la fuerza de la lluvia,
el mundo se ha parado.

12
Llueve;
la vida suena
a nocturno.

13
Yo quería luchar
contra el mundo:
¡mañana, mañana…!
Pero el mañana
me aguardó en la esquina.

14
Sólo quien hunde
sus raíces,
puede rozar el cielo.

15
Mira al poeta:
¡cómo riega las flores
con sus lágrimas!

16
Siempre que me reencuentro
con la vida,
hago el amor con ella.

***