jueves, 16 de febrero de 2012

HUELLAS

1
Trepando por el porche,
ya cansadas,
dibujan las glicinas,
bajo la noche azul,
otro horizonte malva.

2
A mis oídos llega,
perturbador, el eco
de mi propio rastro.

3
Tira y tira el viento
de la frágil cometa.
Vieja, mi barquichuela
danza entre las olas.

4
Como un anciano,
con sus cabellos blancos,
lentamente, camina el invierno.

5
En las puertas del templo,
sobre el plato de cobre,
las monedas del pobre
tintinean.

6
Junto al viejo perro, el pedigüeño,
sobre un camastro de cartón,
lame sus recuerdos.

7
Profundas son las huellas
que en mi camino dejó
la libertad.

8
Abro mis manos…
¡y escapa la paloma
de mi tristeza!

9
¡Primeras nieves,
y yo, al caer la tarde,
paseando entre mis sombras!

10
Soplo la caracola…
¡y suena el frío!

11
Cubre el invierno,
con su manto de nieve,
los temblorosos hombros
de la aldea.

12
Campos nevados.
Fría, en el silencio,
tiritando, la nada.

13
Arriba, el cielo;
abajo, hierba…
Y, en medio, ¡qué fragancia!,
como una paloma, la rosa,
¿quién más blanca…?
Suspiran las ramas
del rosal;
bosteza la tarde.

14
Sobre la fuente
vuelan las libélulas.
Nadan, bajo sus aguas,
mis sueños.

15
Desde lejanas tierras
llega la tarde…
¡Y todo el aire se inunda
de una suave luz!

16
Para mi corazón…
¡ya se hizo de noche!

***