martes, 30 de diciembre de 2014

POEMAS DE NAVIDAD

 
                                             1
PAUSA
La vida se detiene.
Infantiles afectos
escapan de mi alma.
Juegos
de luces nocturnas.
Dulces arcanos
saltan sobre las hojas.                                                                
Traviesos gnomos
danzan entre la niebla.
 


 
                                             2
CONTRASTES
¡Mágico es descubrir,
enterradas en el frío,
las diabólicas semillas
de cuanto nos diferencia!
La infinitud celeste no basta
para unir los opuestos.
Tremenda ordinariez es la riqueza;
almibarado con recurrentes fantasías infantiles,
en el exceso no hay nada perdonable.
Lo inferior es luminoso, leve;
en lo más bajo está lo trascendente.
¡Navidad, capricho del subconsciente;
maravillosa fuerza en que se agota el intelecto!
 
 

 
 
                                             3
LÁGRIMAS DE HIELO
¡Contéstame, mirada impredecible!,
¿qué sangrienta batalla
vació tus pupilas?
¡En tu albino iris
se proyectan las sombras
de una soberbia sinrazón,
de la desvergonzada opulencia…!
Sólo un río de frías lágrimas
a la tierra te une.
 
 
                                     
 
                                           4
VILLANCICO
                                           La miseria
provoca sentimientos.
¡Tra-la-lá…!
 
Posible o imposible,
el sentimiento engendra ira.
¡Rin-rin-rín…!
 
La justicia
es la síntesis.
¡Ayayay…!
 
La Navidad
es sólo un sueño.
¡Chin-pum!
 

 
                                           5
EL PORTAL DE BELÉN
Cabellos rizados tiene la soberbia;
en profundo mar
se hunde el descontento.
La avaricia es una densa niebla;
su perfume nos ata a una oscura noche
y las viejas canciones,
que recitó un rapsoda, se olvidan, se olvidan…
¿Entendemos el enigma escondido
en el zurrón de los humildes pastores?
¿Respiramos el aire fresco de Belén?
¿Atendemos los amables mugidos del buey,
el inquietante rebuznar de la mula…?
Porque en Belén hay un níveo alambique
en el que se destila el alma de lo eterno.
 
 

6
LA ESTRELLA DE ORIENTE
Cuando el miedo sea luz
y el otro lado una bella alegoría,
la alquimia del deseo cubrirá a los humildes
con refulgentes esmeraldas marinas.
Ancestrales designios, venidos desde Egipto,
inundarán los oídos de los pobres…
¡Y ya no habrá vana
ostentación en el mundo!
 
 

                                          7
                                          EL NACIMIENTO
                                          Risas, humo, destellos,
                                          ¿y qué…? ¡Nada!
                                          La ceremonia de la confusión.
                                          ¿Huida hacia dónde?
                                          ¡Herodes quiere destruir mi castillo!
                                          Venenosas raíces trepan por el torreón
                                          para adueñarse de mis sueños,
                                          de mis mayores secretos…
                                          ¿Quién ha nacido?
                                          ¡Una nueva naturaleza!
                                          El canto de los pájaros
                                          me habla de un dulce pesebre…
                                          Sereno, me sumiré
                                          en profunda contemplación
                                          y esperaré, anhelante,
                                          los sagrados presentes
                                          que me traigan los magos.

                                          *****

 
 
 
 
                                          
 
 



 
 


 
 



 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario