sábado, 24 de septiembre de 2016

EL SECRETO DE LAS TRES PRIMAVERAS



1
SECRETOS

Bajo la tibia arena,
dos jóvenes entierran
sus más hondos secretos.

Revolotean, en la plaza,
cientos de palomas
grises, como la lluvia.

Crece una flor
en el campo de fútbol.
¿Resistirá el partido? 

2
ESTIVAL 

Paseando por la solitaria orilla
oigo el suave gorjeo de las olas.
¡Cómo ríen mis tobillos
acariciados por las verdes algas!

En la terraza,
la cereza de un helado de vainilla
cayó sobre los torpes dedos de mi pie.

Entre las negras sombras,
su mejillas parecen
dos rosas blancas.
 

3
ESTRELLAS 

¡Ay, juventud, 
huyes con rapidez…! 
Insolente es tu talle. 
De la hierba me llega un olor a pesticidas,
sobre mis hombros caen contaminadas aguas,
 
¿qué puedo esperar de todo ello? 
Noche fría de noviembre. 
Las estrellas, invitando al silencio,  
se llevan el dedo a la boca. 

4
NOCHE CON INCIDENTE

Las luces del muelle
iluminaban las sombras;
todo era calma.

Cruzó por donde siempre,
pero ayer, ¡mal asunto!,
lo atropelló el tranvía.

Sobre el lago, tranquilo,
allá, en medio del bosque,
en aquella oscura noche
dejaba caer sus fríos rayos la luna.

5
LA CARTA

Leer un nuevo libro, oír al viejo Bach,
¿qué más puedo pedir en esta fresca
mañana de suave brisa?

Me asomo a la ventana entreabierta,
mi corazón se alegra al ver
cómo un joven gato retoza.

¡Una carta en mis manos…!
En el sello postal ecologista
dos pájaros vigilan que su nido
no lo destroce el matasellos.

6
DEVENIR

Iba de paso, cuando,
en el rudo engranaje de la vida,
mi alma… ¡quedó atrapada!

¡Fecunda el viento
a la mar,
el sol nace…!

Tiembla la tierra,
lo muerto resucita.

7
CAMPANAS

En otro tiempo,
tan altas,
las campanas,
viéndolo todo,
compartían con nosotros
alegrías y tristezas…

Pero hoy,
rodeadas de tan altos edificios,
las pobres no ven nada,
su repique es monótono,
como loros,
¡hablan lo que les dicen!


8
FUEGOS FATUOS

En el fondo del pozo,
¿veo mi oscuro pasado
o mi negro futuro?

¡Helado
está el aliento
del sombrío bosque…!

Las llamas que en la vida
encendidas dejamos,
toman mágicas formas
en los fuegos fatuos.

9
ARCO IRIS

Vuelvo de vacaciones…
¡anhelando el otoño!

Como un caracol,
con mi mochila a cuestas, asciendo
la escarpada ladera.

¡No busquéis agujeros negros…!
Quien cruce el arco iris
llegará al otro mundo.

10
LA FUENTE

Primeras nieves,
allá, a lo lejos; ¡aquí,
arden mis deseos!

Colérico, el viento de otoño
tira de mis cabellos… Y, bien,
¿cuál es el problema?

Tanto insiste la fuente
en su mensaje que,
al final, ¡nos convence!

11
PLENITUD

Morimos atrapados
en nuestra propia trampa.

Ante el toro de la vida,
no cabe sino huir
siempre hacia adelante.

¡Sí, ya sé, Plenitud,
que te acercaste a mí
siendo yo niño…!
¡Perdóname,
no me esquives ahora
porque entonces no supe
reconocerte!

12
LA RUEDA DE LA VIDA

¡Y morirá aplastado
quien quiera poner antes
fin a su giro…!
Donde empezó a rodar,
sólo ahí se detendrá
la rueda de la vida.

¡Fugaz es,
como el tiempo,
el devenir de mis versos…!

Donde comienza
la agresión acaba
la inteligencia.

13
BUEN PROVECHO

¡Patatas fritas, crujientes,
y un par de huevos fritos
con su yema amarilla…!
Suculento poema.

14
PRIORIDADES

En la cama estoy,
suena don Teléfono.
“¡No te levantes
-me ordena una voz-,
él no es tu jefe,
de un salto…!”

Me relajo, y pienso:
“¡Sube el calor,
la hipoteca sube,
hay que subir también
el aire acondicionado…!
Será dura la cuesta
del estío…”

Aromas de cebada,
desde la Cruz del Campo,
arrastra el viento del oeste.

15
DOS CERVEZAS
 

Desconozco mi origen,
ignoro mi destino,
del presente me hablaron…
¡pero olvidé la explicación!

En la vida,
como en la feria,
una sala de espejos
¡hace tan grande
al hombre más pequeño…!

Sobre mí el cielo,
profundo y eterno.
Junto a mí, una mujer
y, entre ambos, la ensalada
de toda una vida y dos cervezas…,
la mía, “sin”.

16
PRIMAVERA

¡Ya abrieron los capullos,
las ventanas se abrieron,
y las puertas…!
Parece que, en Primavera,
pudiera abrirse toda la tierra.
La flor de los cerezos
está viva… ¡Despierta!

17
POBREZA

Me dicen los políticos
qué hacer. Pero,
¿hacen ellos bien las cosas…?
Entonces,
¿por qué me exigen
ser un buen ciudadano…?
¡Qué fácil es
ponerse un buen sueldo
y arrogarse todos los privilegios…!

Cuando sopla el frío
viento de invierno,
ellos tienen frondosos
bosques donde refugiarse.
Pero al pobre,
al pobre sólo lo defiende su ansiedad
y, a duras penas, se mantiene vivo en
un encrespado océano de salobres lágrimas.

18
CONTRALUZ

Llegó septiembre.
¡Ya está el grillo,
otra vez, de botellona!

Del naranjo al limonero va
y viene mi Andalucía derramando
el agua de sus pozos.

Del duro puño de la oscura niebla,
sólo podrá salvarnos
un milagroso toque de campana.

19 
PRELUDIO 

¡…Y qué rica una taza
de café con leche y una sabrosa
tostada, en la fresca mañana, 
antes de comenzar el trabajo!
Mientras desayuno,  
recorro exóticos paisajes
acompañado, siempre, 
por la misma voz.

¡Sí, atentamente, escucho,
oigo la inconfundible
y dulce canción del eterno

y abstraído convaleciente!

20
MELANCOLÍA

¡Levantar
y empedrar las calles…!
¡Desmontar
y volver a montar tuberías…!
¡Así avanza mi pueblo!

¡Huye la golondrina, mueren las hojas,
imparable, se extiende la nostálgica
bruma de otoño!

21
EL BESO

¡Setas, bellotas, nueces
y, sobre todo, mi tierra
tiene… ¡mucha castaña!

¡…Y cómo abundan
los buhoneros de ideas!

Al beso de las hojas,
monótonas, renacen
mis viejas esperanzas.

22
MARIPOSAS

¡Cayó del cubo el agua,
se apagaron las velas!
Más allá del ladrillo,
¿existe otro horizonte…?


¡Hasta el dormido lago tiembla
cuando rozan sus frías aguas
las agitadas alas, distraídas,
de una inocente mariposa!


23
REBELDÍA

El cielo azul;
esbeltos, los cipreses;
las flores amarillas…
¡No…!
¡No puede ser un fúnebre
cortejo el protagonista!


24
LA HUIDA

Pasó el verano,
¡qué susto!, creí que
duraría eternamente.

¡Huyendo de mi bestia interior,
caí en las fauces
del monstruo de la tribu…!

El bien y el mal son las puertas
que nos cierran el camino
hacia la verdad.


25
TRÁNSITO

Quien quiera ayudarnos a pasar
de la vida a la muerte, debe
conocerlas muy bien a ambas.

La muerte del otro
nos hace más sabios.

Siempre la vida
nos dice la verdad;
por eso es tan molesta.


26
CAMINANDO

No esperes que la vida
te recompense. Sencillamente,
sigue tu camino.

Mercadear con la música
es jugar con el corazón
de los hombres.

¿Nos devolverán,
algún día,
el silencio perdido?



27
CRECIENDO

Ni se puede ni se debe buscar
la independencia. ¡Ya es bastante
difícil ser autónomo!

No está la verdad
en un extremo del universo,
sino en su centro.

Confiesa, sí,
a los demás que sufres…
¡Eso te hará más grande!


28
EN CONSTRUCCIÓN 

Con invisibles cadenas
nos ata la mentira.


¿Construir el futuro?;
primero… ¡constrúyete
a ti mismo!


Quien ama de verdad, tiene razón;
quien, fríamente, razona…
¡siempre yerra!



29
ENTRE LA BRUMA

Seco ya, murió el árbol;
¿por qué un hombre, yermo,
puede vivir tantos años?

Si lo sencillo fue primero,
Dios debe ser tan simple
que excede nuestra comprensión.

¡Ay!, para el amor,
se necesita mucho,
¡pero que mucho!, humor…

¡Oh, indolente sol,
disipa ya esta densa niebla

que, desde hace tanto, tanto tiempo,
con sus húmedos besos mi alma cubre!



30
EVOCACIÓN

Aquel intenso aroma
que, a veces, me envolvía
cuando niño, sí, ahora lo sé,
¡era el olor del paraíso!

¡Curioso! Ahora,
en un estadio de mi vida,
a mi entender, fructífero,
¡siento que todo ha concluido…!

Sabe el laborioso agricultor
lo que debe sembrar
para que nazca el fruto deseado.
Pero, ay, esos fantasmagóricos políticos…
¡tan sólo siembran estériles discursos!

¡Vosotros, callados árboles,
sí que sois inteligentes!
Ante ti, majestuosa
y gigante secuoya me inclino:
¡eres el verdadero rey de la creación!

31
REMANSO

¿En este hermoso día,
qué podría yo decirte, Vida mía,
que no te hayan dicho
antes los otros?


No elogio ni critico
lo que haces, te miro
como algo natural.


¡Cómo le temo a tu marcha,
parlanchina Primavera,
cuando te alejas y me dejas solo,
con tu hermano, el bobo Verano!


32
VIRTUD

Sé solidario,
nunca caritativo.
¡Abjura de tu fe…!
Pero llena la alforja
con una buena dosis
de esperanza.



33
LIBERTAD  

Os quiero mucho
a todos… pero, ¡dejadme
ser yo mismo!
¡Aunque me vuelva loco,
aunque os parezca estúpido…!
Quien de verdad es fuerte,
desde el fango se impulsa.



 











 



 






No hay comentarios:

Publicar un comentario