domingo, 15 de enero de 2012

ÁRBOL DE HAIKUS

1
Junto a la humilde charca,
da su clase de canto
la rana.

2
Ladra un perro
al sol naciente…
¡y se asustan las nubes!

3
Entre las flores malvas
del mullido hirugao,
duerme el Buda.

4
Cubierta la mañana;
el sol…
¡está de viaje!

5
¡Ya avanza el otoño
con su mar
de hojarasca!

6
¡Brisa, tan fría,
vienes cargada
de plenitud!

7
En el sagrado templo
de la noche,
no hay lugar para el caos.

8
Murió la luna:
ríe la lluvia,
los lirios lloran.

9
Desde el espesor de los bosques
me llega el canto del cuco;
de pronto, ¿una luciérnaga…?
¡No! De noche, entre las yerbas,
con una frágil vela en las manos,
va la loca del pueblo.

10
¡Cuando a tierra
se acercan,
lloran las nubes!

11
Llega la voz de la campana.
¡No hay sermón
más puro!

12
Parece el viejo tronco,
sobre la nieve,
el solitario mástil
de un barco fantasma.

13
Tarde de otoño.
El viento, sin quererlo,
ha quebrado una rama.

14
¡Perdiéndose en la niebla,
se aleja el torbellino!

15
Doy la espalda
a mi fiel arroyuelo;
vuelvo a casa.

16
En mi almohada,
medio rota y torcida,
solos, yo y mis sueños.

***